jueves, enero 06, 2011

Mañana de Reyes...

Mañana del día de Reyes. 2011. Sinatra suena de fondo removiendo pensamientos mientras los regalos esperan aún envueltos sobre la mesa del salón. Fuera el viento sopla y despeja.
Entre mis dedos se deslizan montañas y valles, altos y bajos vitales que se pierden en la niebla pero dejan una sensación extraña por dentro.

Se acabó 2010. Es tiempo de nuevos comienzos. Son estos días de principios de año mezcla de satisfacción por los logros conseguidos y esperanza ante el futuro, pero también es tiempo de ausencias, anhelos no cumplidos e inquietud ante el inexorable tren vital en el que viajamos y que nos arrastra inexorablemente hacia los títulos de crédito.

Mi alma, habitualmente serena y en paz, se arremolina y se encrespa, los pensamientos no fluyen y desaparecen sino que dominan las horas y el cerebro  racional se pregunta cuál es el origen de tanta tontería.
Y por eso heme aquí escribiendo en la mañana de Reyes para intentar poner órden en el caos, reestructurar la pulsión entrópica y centrar la mirada en una sola dirección. No tengo muchas esperanzas de lograr resultados milagrosos pero se positivamente que la escritura tiene un dulce y poderoso efecto catártico sobre mi mente y a medida que avanza letra a letra este texto el mundo cobra más luz, las nubes desaparecen, el viento es más cálido y la esperanza impone el brutal y absurdo otpimismo antropológico que está en el fondo de mi ser.

Todo ira bien en 2011. Es posible que los Magos de Oriente me presten su estrella para no perder el camino.

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger Juan José Nieto said...

Muy bonito Contemplador. Que encuentres la estrella y si no, como bien podría haber dicho el gran Groucho, invéntate otra.

6 de enero de 2011, 19:04:00 CET  
Anonymous Mari said...

Bueno, difícil decir algo ante tanta profundidad.No desesperes, llegará de nuevo, hay demasiadas nebulosas que nos hacen perder el rumbo. Tu tienes muchas cosas a tu favor y una de ellas es el don de la paciencia, "todo llega, todo está bien".
En peores tempestades has navegado, y como dice el Tao(estoy leyéndolo ahora y aprovecho para soltar una perlita), "lo que está bien plantado, no podrá ser arrancado".

http://maestroeckhart.org/content/en-el-silencio-del-invierno-navidad
Te envio este link, con un articulito, un poco largo, eso si.

6 de enero de 2011, 21:18:00 CET  
Blogger El contemplador azul said...

Gracias a ambos.

El libro del Tao, muy interesante. Creo que aún guardo alguna copia en algún ríncón de la habitación. Igual encuentro un ratito pronto para releerlo...

6 de enero de 2011, 22:01:00 CET  

Publicar un comentario

<< Home